Lo de… las ciudades de 15 minutos

¿Recuerdas cómo fue tu vida de confinamiento en el sentido de qué servicios tenías cerca de casa, a menos de 15 minutos a pie? La organización de nuestras ciudades pide a gritos un cambio.

  
0:00
-10:00

Sábado 29 de mayo de 2021

¡Buenos días, buenas tardes, o buenas noches, Náufrago!

Náufragos Enviroment & Lifestyle es el lugar donde informarte sobre lo que pasa en torno a todo lo que hace girar el lugar en el que vivimos. Una publicación hecha por mi, Sergio F. Núñez, de periodicidad semanal y en la que se combinan la actualidad, los reportajes y las entrevistas.

Esta publicación está también disponible en iTunesIvoox Spotify.

YA ESTÁ DISPONIBLE la versión premium de Náufragos. Hazte oyente premium y recibirás cada semana, en exclusiva, dos publicaciones extra directamente en tu buzón de correo:

  • Los jueves, el análisis del tema más destacado de los últimos siete días.

  • Los viernes, las claves de la actualidad sostenible para entender la semana.

¡Aprovecha la oferta de lanzamiento!

Suscríbete ahorrando un 15%

Sigue y escucha la [actualidad sostenible]

Share Náufragos

Náufrago,

Piensa en cómo fue tu vida de confinamiento en el sentido de qué tenías cerca de casa, a menos de quince minutos: ¿farmacias? ¿tiendas de alimentación? ¿panaderías? Ahora, sal del confinamiento imaginario y repasa si hay colegios, guarderías, talleres, bancos, ferreterías… en menos de quince minutos a pie de tu casa.

Este concepto, el de las ciudades de 15 minutos, ha venido para quedarse. Una vanguardia urbanística que viaja de cabeza en cabeza desde hace años y que empieza a tomar forma.

Su germen va parejo al de un concepto conocido: movilidad sostenible. Hay ciudades por todo el mundo que llevan tiempo luchando para calmar el tráfico y mitigar sus efectos. Como Madrid antes de la eliminación de Madrid Central. Para ello, promueven que sus ciudadanos elijan modos de transporte respetuosos con el medio ambiente y que contribuyan a mejorar la calidad de vida, aunque falta una mejora notable en términos de frecuencias y distancias. No se trata de echarse la bici a la espalda y ponerse la ciudad por montera, debe ser realmente factible hacerlo en un tiempo prudencial.

En el modelo tradicional de ciudad dispersa, el actual, en el que debemos cubrir largas distancias en trayectos cotidianos, es casi imposible conseguir que nos movamos de manera sostenible, al tiempo que se va por el sumidero las redes ciudadanas y se debilita la calidad de vida. Ese hacer barrio de antes que ya no existe.

Es un cambio de concepto. No te pido que no cojas el coche, serás tú quién no lo cogerá porque no será necesario.

Ciudad compacta

Reducir las distancias que debemos cubrir cada día es una apuesta que ya realizan algunas urbes. Se basan en las ventajas que aportan las ciudades compactas: aquellas que concentran un gran número de población en un espacio relativamente reducido.

Un estudio realizado por el CSIC concluye que “las ciudades compactas, con una movilidad concentrada, tienen una mayor calidad de vida. No solo se utiliza más el transporte público y se cubren más trayectos a pie, sino que también existe relación entre una organización jerárquica de la movilidad y mejores niveles de polución, salud ciudadana o integración de las distintas comunidades de habitantes”.

En definitiva, se construye un espacio habitable sostenible.

Las ventajas de vivir en un lugar en el que todo esté a mano son evidentes. La pregunta es ¿cómo implantar este nuevo modelo en ciudades que nacieron hace siglos? ¿Cómo trasladarlo a entornos que se entregaron al coche?

Se trata de replantear el propio modelo de ciudad.

En eso están en la ciudad francesa de París. Anne Hidalgo, su alcaldesa, puso en marcha el proyecto “La ciudad en un cuarto de hora” para que sus habitantes tengan lo que necesitan a menos de 15 minutos de casa, a pie o en bicicleta.

El objetivo es reorganizar la ciudad, promover la movilidad sostenible y devolver espacios públicos a los ciudadanos para que se puedan encontrar en ellos. Se trata de un concepto que ya se ha ensayado en dos barrios de París y pretenden construir en los distritos del este, donde proliferan grandes superficies y el uso del vehículo privado, espacios de uso residencial, laboral y de servicios para corregir el desequilibrio existente.

La intención final no es otra que la de mejorar el estilo de vida y aumentar la calidad de la misma. Y se consigue a través de las seis funciones sociales urbanas esenciales, esas que todos tenemos que cubrir: vivir, trabajar, aprovisionarnos, cuidarnos, aprender y descansar.

¿Imaginas tardar menos de quince minutos en ir a trabajar, comprar, estudiar…? Lo que debería ser entendido normal y que hoy es una locura pensar, supondría un pasito más en la idea de mejorar la vida en las ciudades y por ende, del medio ambiente en el que nos movemos.

NOS ESCUCHAMOS LA PRÓXIMA SEMANA, NÁUFRAGO.

Sigue y escucha la [actualidad sostenible]

Comparte esta newsletter