Llenando el mundo de basura ¿sostenible?

¡Aperitivo náufrago!

  
0:00
-9:00

Sábado 10 de abril de 2021

¡Buenos días, buenas tardes, o buenas noches, Náufrago!

Náufragos Enviroment & Lifestyle es el lugar donde informarte sobre lo que pasa en torno a todo lo que hace girar el lugar en el que vivimos. Una publicación hecha por mi, Sergio F. Núñez, de periodicidad semanal y en la que se combinan la actualidad, los reportajes y las entrevistas.

Esta publicación está también disponible en iTunesIvoox Spotify.

YA ESTÁ DISPONIBLE la versión premium de Náufragos. Hazte oyente premium y recibirás cada semana, en exclusiva, dos publicaciones extra directamente en tu buzón de correo:

  • Los lunes, las claves de la actualidad sostenible para entender la semana.

  • Los jueves, el análisis del tema más destacado de los últimos siete días.

¡Aprovecha la oferta de lanzamiento!

Suscríbete ahorrando un 15%

Sigue y escucha la [actualidad sostenible]

Share Náufragos

Náufrago,

Hoy he venido a hablarte de la importancia del equilibrio y de la gestión de las expectativas.

Científicos estiman que los paneles solares de todo el mundo generarán 80 millones de toneladas de residuos en tres décadas. La falta de reciclaje y la huella ambiental que deja la fabricación de placas con elementos caros, costosos y tóxicos ensombrece el saldo positivo en reducción de emisiones

Según la Agencia Internacional de Energía, la capacidad de generación energética a partir de fuentes renovables crecerá un 50% en cinco años, en especial por la instalación de paneles solares fotovoltaicos. Un incremento de incontestables beneficios por la reducción de emisiones, pero que, he aquí la cuestión, deja una huella que empieza a preocupar: la fabricación, transporte y mínimo reciclaje de los paneles solares y su rastro contaminante.

“Solo los equipos que llegarán al final de su vida útil en nueve años supondrán ocho millones de toneladas de residuos. Esta cifra se multiplicará por 10 a mediados de siglo y supondrá más del 10% del total de basura electrónica mundial”, Nature energy.

Hay que destacar el ahorro de kilogramos de CO₂ que supone la generación de energía fotovoltaica frente a la contaminación generada por fuentes no renovables y el avance conseguido en 15 años, ya que en 2006 se necesitaba una década para compensar las emisiones y ahora, ese plazo, se ha reducido a dos años.

A la contaminación que genera la extracción y producción de los componentes necesarios para la fabricación de las infraestructuras hay que sumar la huella que se genera en el transporte. Según un estudio de Argonne National Laboratori, “la huella de carbono generada por los paneles producidos en China, principal exportador de estos sistemas, es el doble que la que producen los fabricantes europeos”.

Reducción de basura directa e indirecta

Ahora, el objetivo no puede ser otro que el de reducir tanto la contaminación directa como indirecta.

Para evitar la primera, dos opciones:

  • Aumentar la eficacia de los paneles.

  • Incrementar los usos y ampliar la vida útil de las instalaciones, de 20 a 40 años.

Lo de acabar con la segunda, con la contaminación indirecta, es más difícil. Para los expertos, la solución clave es avanzar hacia el panel del futuro, elaborado con materiales 100% reciclables.

Según el estudio publicado en Nature: “Incorporar materiales recuperables generaría un ahorro de 12.617 millones de euros y permitiría utilizarlos para producir 2.000 millones de nuevos módulos con capacidad para generar 630 GW”.

Países como Estados Unidos, Alemania, Francia o Japón ya incorporan políticas de reciclaje en los paneles solares. Y Europa ha conseguido recuperar en un año 4.500 toneladas de teluro de cadmio de los paneles fotovoltaicos. Pero estas acciones no son suficientes, según la investigación: “Estas prácticas no logran recuperar componentes como la plata, el cobre, el silicio y el plomo, que constituyen la mayor parte del valor potencial de un módulo y el mayor impacto ambiental. Además, la reutilización de estos elementos supone también un coste energético y económico”.

A la huella que dejan los procesos necesarios para llegar hasta la creación de esas plantas solares, debemos sumar también que el ahorro máximo en la factura eléctrica para los consumidores se genera si se combina la producción de energía con baterías, lo que permitiría reducir el gasto de los hogares hasta en un 70%.

Sumar baterías domésticas no es rentable en las condiciones actuales; y las más comunes, basadas en iones de litio, aún están lejos de los niveles deseados de coste, seguridad e impacto ambiental.

Estamos aún lejos de un modelo energético en el que proceso completo se base en una sostenibilidad real para el planeta y económica para consumidores y empresas. La ciencia debe seguir andando camino para allanar esta solución que, a medio plazo, puede poner contra las cuerdas al modelo de energía renovable actual.

¡ E - X - I - T - O !

Esta publicación está también disponible en iTunesIvoox Spotify.

ESTÁ DISPONIBLE la versión premium de Náufragos. ¡Aprovecha la oferta de lanzamiento!

Suscríbete ahorrando un 15%

Sigue y escucha la [actualidad sostenible]

Haz tus compras en Amazon y apoya el proyecto Náufrago; puedes hacerlo también en  Patreon.

Y si solo quieres estar suscrito a #NáufragosFREE4All ayúdame compartiendo el contenido para llegar cada vez a más gente.

Comparte esta newsletter