🇺🇸👨🏻‍🦳El mundo a los pies de Biden

  
0:00
-18:19

Lunes 08 de febrero de 2021 | Weekly Report 04

¡Buenos días, buenas tardes o buenas noches, Náufrago!

Puedes escuchar el episodio desde este email pulsando en el reproductor que ves más arriba. Y si no estás suscrito…

¡Suscríbete al cambio!

Náufragos,

En noviembre, cuando lanzamos el Mensaje en una botella sobre las elecciones a la Casa Blanca ya dijimos en este podcast que Estados Unidos volvería al Acuerdo de París con la llegada de Biden a la presidencia de los Estados Unidos. Cumplido lo segundo, adelante con lo primero.

El nuevo inquilino de la Casa Blanca ha confirmado ya la vuelta del país al acuerdo para enmendar la decisión de su predecesor en el cargo, Donald Trump. Una decisión coherente para empezar a abordar un cambio político que implicará en gran medida un cambio en la forma de hacer las cosas en lo referente al medio ambiente y la contaminación.

Joe Biden no es un negacionista como Trump pero tampoco un auténtico convencido como Bernie Sanders. Está a caballo entre uno y otro. Un gris que en un momento de extremos supo ganarse primero la nominación y después el sillón presidencial.

Joe Biden y su Green New Deal

Europa y Asia le llevan buena ventaja a Estados Unidos, tras el paso de Trump, en materia medioambiental. La neutralidad climática es una ambición de esas dos potencias y ahora lo será también del país americano. ¿Cómo pretende hacerlo Joe Biden? Parece que tiene un plan:

  • Economía limpia y neutralidad climática para 2050: un plan a largo plazo que empezó el día de su toma de posesión con la firma de varias directivas y que continuará con su firme decisión de invertir en energía limpia e innovación climática e incentivar su uso especialmente en aquellos lugares donde la emergencia climática se hace sentir con más fuerza. Apuesta decidida con planes de inversión específicos por una movilidad sostenible.

  • Renovación urbanística: se pretende invertir en la renovación de la infraestructura para garantizar una mayor eficiencia energética. En la misma línea se reconstruirán las comunicaciones en todo el país para atacar de forma directa la emergencia. Pretende la puesta en marcha de planes de resiliencia climática a nivel regional con acceso local a la ciencia, datos, información, herramientas y capacitación. Además, se pone como objetivo fundamental la conversión en sostenible de todos los edificios gubernamentales.

  • Acabar con los abusos: la administración Biden quiere frenar el abuso de poder de los contaminadores que dañan a de manera desproporcionada a las comunidades de color y de bajos ingresos. Quiere poner por delante del beneficio económico a las personas y a su calidad de vida, muy afectada en zonas vulnerables durante los últimos cuatro años. Aplicará una ley de transparencia que obliga a todas las empresas a revelar los riesgos climáticos de sus operaciones.

  • Proteger la biodiversidad: se reducirán las tasas de extinción y se ayudará a aprovechar las soluciones climáticas naturales conservando el 30% de las tierras y aguas de Estados Unidos antes de 2030. Pretende proteger los tesoros naturales de Estados Unidos salvaguardando de forma permanente el Refugio Nacional de Vida Silvestre del Ártico, además de crear parques y monumentos nacionales que reflejen el patrimonio natural de Estados Unidos. Pretende también prohibir nuevos permisos de petróleo y gas en tierras y aguas públicas, además de crear programas específicos para mejorar la reforestación y desarrollar energías renovables en tierras y aguas federales con el objetivo de duplicar la energía eólica marina para 2030.

  • Y durante todo este proceso de transformación energética, una de las mayores preocupaciones es la de darle a los sectores productivos implicados un mayor apoyo para conseguir no dejar atrás a una generación entera de trabajadores que no deben quedar desconectados del mercado laboral.

El mundo necesita un cambio

Esto no va de la necesaria llegada del hombre americano en busca de la salvación del mundo. No se trata de un señor con capa que viene a sacar al planeta entero de la nube negra en la que está sumido. No. Esto va sobre la importancia de que o se suman esfuerzos a nivel global o no habrá cambio.

La emergencia climática es un desafío global que requiere una acción decisiva de todos los países del mundo. Joe Biden debe volver a comprometer a Estados Unidos en todo lo referente al Acuerdo de París e integrar esta emergencia en sus estrategias de política exterior y seguridad nacional, así como en el enfoque comercial.

Esa es la intención del continente europeo, que en boca de Kadri Simson, comisaria de Energía de la Comisión Europea, ya tendió la mano cuando se certificó la victoria de Biden pidiendo "un consejo entre Europa y Estados Unidos lo antes posible".

Desde el viejo continente se considera que "tenemos que buscar nuevas oportunidades de cooperación con nuestros vecinos al este y al sur y comprender sus diferencias, retos y ambiciones".

La puesta en marcha de Biden debe apoyar las medidas tomadas desde el Pacto Verde Europeo para preservar el liderazgo ambiental, ahora, a nivel mundial. Un liderazgo que no está reñido con el crecimiento y la generación de empleo y oportundiades.

“La diversificación económica y energética es posible y puede crear mejores trabajos y traer crecimiento. “Queremos ser líderes, pero también tenemos un trabajo muy importante que hacer como socios", Kadri Simson.

Con la vuelta de la coherencia a uno de los países más contaminantes del globo, el mundo tiene una oportunidad de salvación. Una opción de revertir el daño causado en los últimos años que se ha visto incrementado por el período Trump en la Casa Blanca. Vuelve a haber partido, Náufrago. Esperemos que las palabras no se las lleve el viento.

¡ E - X - I - T - O !

Sigue y escucha la [actualidad sostenible].

Haz tus compras en Amazon y apoya el proyecto Náufrago.

Apoya el proyecto Náufrago en Patreon.